The Who

Tommy

1969

En 1968 los Who estaban atravesando una crisis de identidad y se estaban quedando sin ideas. Hasta ese entonces mayormente un grupo productor de singles, eran el único de los grandes grupos ingleses de los 60 que todavía para ese entonces no había logrado colocar ningun single en el primer puesto de los rankings.

El pináculo de Townshend como compositor de singles estuvo en I Can See For Miles de 1967, pero cuando dicho single tampoco logró llegar a la cima, el joven compositor entro en crisis. Durante todo 1968 The Who no grabaría ningun LP y lanzaría solo dos singles ingleses en todo el año. Ambos de los cuales incluyen 4 canciones de estilos totalmente disimiles, mostrando claramente que había una crisis de direccion.

Era también un momento particular en el rock. Ese mismo año 68 por primera vez se vendieron mas LPs que singles. Una transición que habia sido de alguna forma sublimada con el Sgt Pepper’s de los Beatles al año anterior. Luego de algunos pequeños intentos de mini-operas en los dos discos anteriores de la banda, Townshend tomó finalmente la determinación de dejar los singles de lado y aprovechar el auge del álbum para volcar todos sus esfuerzos en componer una opera rock de larga duración.

Se trataba de la historia de un niño llamado Tommy que se vuelve sordomudo a partir de un hecho traumático en su niñez y que a partir de su estado alcanza nuevos niveles de conciencia y que, en un giro absurdo típicamente inglés tambien es un maestro imbatible del Pinball. Muchos elementos místicos de la historia fueron tomados por Townshend de los escritos del gurú Meher Baba, de quien se había convertido en fiel seguidor un par de años antes al mismo tiempo que se alejó del LSD y la psicodelia.

Durante la creación de este gigantezco e insólito proyecto fue como si de repente tomo tuviese sentido para The Who. Impulsadas por el flujo de la historia, las canciones empezaron a salir una tras otra. A pesar de que, como toda la música de la banda la opera fue el hijo creativo de Pete Townshend, también impulsó al resto de los miembros a meterse de lleno en las grabaciones y la interpretación. Fue un renacer para la banda.

1969 fue también un año en que las tecnologías de grabacion habían pegado un gran salto. De las 4 pistas usadas durante casi toda la decada, ahora se grababa en 8 pistas, lo cual permitia el doble de sobregrabaciones que antes, resultando en un sonido mucho mas amplio y pulido. Esto también resultó en que se obtuvieran mezclas stereo mucho mas llenas y prolijas y se dejara de mezclar tanto LPs como singles en mono. Por otro lado se transicionó de los grabadoras de válvula a las de estado sólido, lo cual brindaba mucha mas claridad y definición en el sonido final y una mejora enorme en los bajos. Es como si este disco hubiera sido grabado 10 años despues que el anterior.

Es como si todos los planetas se hubieran alineado para el momento cumbre de The Who. Tommy terminó siendo un disco doble, lanzado con un libro que venía con las letras de las canciones, en el mejor estilo programa de obra de teatro, con el nombre de los personajes detras de cada frase, como para orientar mejor sobre el curso de la historia de Tommy. Unos días antes del disco se lanzó como single la canción mas “ganchera” de toda la obra, Pinball Wizard.

Despues de algunos años de incertidumbre y confusión, Tommy es, por donde se lo vea un trabajo impecable. Desde la idea y la historia en si, pasando por la interpretación, grabación y el sonido final. Fue la energía de este disco que hizo entrar a la banda en su mejor momento como interpretes. El estilo libre y lleno de florituras de Keith Moon en la batería era perfecto para el tono épico y operatico del disco. El insuperable trabajo rítmico con la guitarra acustica de Pete Townshend esta omnipresente en todo el disco y es la columna vertebral de todas las canciones. Las largas secciones instrumentales le dieron rienda suelta a la capacidad de improvisacion y a la capacidad técnica colosal de John Entwistle en el bajo y las nuevas tecnologías de grabación nos permitían escucharlo mejor que nunca.

Sin embargo el cambio mas sorprendente fue el del cantante Roger Daltrey. Desde que la banda había abandonado su primer sonido R&B purista luego de su primer disco, Daltrey tenía serios problemas par adaptarse a su nuevo sonido melodico “power pop”. Sin embargo con Tommy Daltrey, un actor nato, se metió dentro de la piel del protagonista de la historia y creo una nueva voz que venía desde sus entrañas mismas, dejando todo en cada nota. Se convirtió en un cantante diferente con un caudal y emoción increibles. Era la única forma de ponerse a la altura del dominio que tenían sus 3 compañeros sobre sus respectivos instrumentos.

Con Tommy los Who daban inicio a su epoca dorada. Los fans y la crítica obviamente respondieron y la banda cementarían su leyenda como una de las bandas mas importantes de la historia, al nivel de los Beatles o los Stones. A partir de ese momento mas y mas artistas de lo que después se llamo rock progresivo comenzaron a armar sus propios discos gigantes con piezas musicales conectadas entre si que formaban una sola gran idea. El legado de Tommy sobre el trabajo de bandas como Genesis, Yes o Emerson Lake & Palmer, entre otros, es innegable. Ya nada sería lo mismo.

Autor:

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!