The Who

The Who By Numbers

1975

El disco sucesor de una opera rock ficticia y épica fue un disco brutalmente honesto y autobiográfico. By Numbers se convirtió en el Beatles For Sale de The Who, transformando el desgaste y la miseria en arte.

1975 fue discutiblemente el peor momento de The Who a nivel personal y de relación humana entre ellos. El gigantesco Quadrophenia y su respectiva gira los había dejado totalmente desgastados mental y físicamente. El joven de 19 años que escribió “I hope I die before I get old” (“espero morir antes de hacerme viejo”) en 1965, se enfrentaba ahora a unos 30 años dificiles. Townshend estaba sumido en una depresión resultado de haberse presionado a si mismo para superarse artísticamente en cada proyecto desde el comienzo de The Who.

Él sabía que Quadrophenia se había convertido en el techo de una banda que ya nunca volvería a sus épocas doradas. Todos los otros miembros de la banda se había puesto a trabajar en proyectos solistas después del extenuante Quadrophenia, en lo que seguramente haya sido una forma de ventilar frustraciones y sentirse en control de algo, luego de que Townshend ejerciera un control casi dictatorial sobre el desarrollo de su última opera rock.

Mientras tanto un Townshend cada vez mas frustrado se volcaba mas y mas a la bebida. Casi a modo de exorcismo y sabiendo que no estaba en condiciones de componer ninguna ambiciosa opera rock, escribió un puñado de canciones que describían de forma desgarradoramente honesta su estado actual. Todas ellas terminarían en The Who By Numbers. Sólo con leer los títulos de algunas canciones nos damos cuenta de los ánimos de Townshend en 1975. Desde la casi irónicamente enérgica “However Much I Booze” (“por mucho que me emborrache”), un grito de ayuda desgarrador con una letra tan terriblemente personal que Roger Daltrey insistió en que debía ser el propio Townshend el que le pusiera voz, pasando por la ultra melancólica “They’re All In Love” (“están todos enamorados”) y la sentenciosa “How Many Friends Have I Really Got” (Cuantos amigos realmente tengo).

El disco también tiene momentos menos desgarradores, mas bellos y melancólicos como “Blue Red and Grey” en donde ahora Townshend nos declara que “ama cada minuto del día”, desconcertándonos un poco, como todo gran artista.

By Numbers es un disco que genera canciones bellísimas inspiradas en el peor momento personal de Townshend. No hay duda de que gran parte del atractivo del disco es el morbo de lo personalmente explícitas y vulnerables que son las letras. Sin embargo otra gran parte del atractivo viene de la mano del sonido. Es un disco con una impecable producción de parte de Glyn Johns, compañero de perillas inseparable de Townshend, con un sonido cristalino y claro, que además nos deja escuchar mas claramente que nunca a un John Entwistle que esta hecho una bestia absoluta de las 4 cuerdas. Mucho del mejor trabajo de Entwistle como instrumentista está en este disco. Sólo escuchen “Dreaming From The Waist” o “Hand Or Face” y van a saber de que hablo. Daltrey no se queda atrás y se anima a llegar a notas a las que nunca mas lo oiríamos llegar.

By Numbers puede no ser un disco fundamental de The Who, pero ningún fan de la banda puede negar la belleza de cada una de sus canciones. Es un disco a veces hasta doloroso de escuchar por el contenido de las letras, pero bueno, el arte no siempre es belleza y positividad.

 

Avatar for juanivitale

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!