The Black Keys: los años blueseros (2002-2006)

A esta altura del partido los Black Keys estan en ese punto de popularidad en el cual la gente a la que no les interesa conocerlos, los conoce de todas formas. En los ultimos 3 o 4 años los Keys invadieron los charts, publicidades, series de television y demas medios, ademas de convertirse en un estandarte de una cultura denominada como “hipster” conformada en su mayoria por jovenes de anteojos grandes que consumen cualquier cosa que suene remotamente indie.

Hubo sin embargo un tiempo en donde los Black Keys llevaban un enfoque bastante diferente para con su carrera aunque quizas no fuera por cuestion de principios, sino netamente por cuestiones economicas y falta de recursos.

Muy evidentemente inspirados en los White Stripes (aunque siempre se esforzaran por negarlo), la banda comenzó a tocar como dúo de guitarra y batería a principios de la decada del 2000 en un sotano y durante los proximos 5 o 6 años no se moverían de allí. Sus primeros 4 discos (The Big Come Up, Thickfreakness, Rubber Factory y Magic Potion) fueron grabados y “producidos” por ellos mismos con su propio equipamiento y en locaciones de entrecasa sin ningun tipo de tratamiento acustico. Mientras que estas técnicas arruinarian el sonido de cualquier tipo de proyecto de rock moderno, parecía irle como anillo al dedo al sonido de blues minimalista y crudo de esa primera época de los Keys e incluso lo hacía sonar mejor de lo que sonaría grabado en un estudio profesional con unos buenos pro-tools (los cuales ya estaban disponibles en ese momento).

En 2008 luego de casi una decada de ventas escasas y de realizar sus propias giras en su propia furgoneta, la banda tuvo la oportunidad de entablar una sociedad con el productor Danger Mouse y entrar a un estudio profesional por primera vez para grabar su quinto disco Attack & Release.

De la mano de Danger Mouse los Keys viraron un poco de su sonido bluesero purista inyectando un poco de soul, rockabilly, surf y demas cuestiones a su música, aunque de alguna manera quitandole tambien un poco de expresion cruda en el proceso.

El sonido de los próximos discos tuvo un logico atractivo comercial que coincidió con el ascenso de la ya mencionada tribu Hipster y tuvo un impacto de ventas y promocion casi instantaneo.

Si bien sería bastante hipócrita desmerecer las recientes decisiones musicales y promocionales de la banda (ya que ni si quiera estariamos escribiendo esta nota de no ser por ellas). Sí podemos afirmar que esta primera epoca tiene un atractivo particular que reside en su crudeza y espontaneidad, y que no deja de ser un concepto casi diametralmente opuesto al que los hizo posteriormente alcanzar la fama mundial.

Estos 4 discos son al fin y al cabo, discos de blues. Ni menos, ni más.

Autor:

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!