The Beatles

Beatles For Sale

1964

Eran los últimos días de 1964. En lo que iba del año los Beatles habían visitado EEUU por primera vez, filmado una película, grabado un disco con material 100% nuevo y propio y hecho una gira mundial. Cualquier ser humano normal estaría totalmente exhausto y ellos claramente también lo estaban, sin embargo el deber llamaba a grabar un nuevo disco para la navidad del 64. Este nuevo disco no sería tan solo un disco mas (aunque la modalidad de volver al modelo 50% temas propios y 50% covers pueda parecer engañosamente un retroceso después de los 13 temas propios de A Hard Day’s Night), sería el primero de varios cambios de dirección artística y sonora que los Beatles realizarían durante los próximos 5 años hasta su separación.

Un encuentro altamente simbólico y profético aconteció al poco tiempo del inicio de la grabación de este disco: Los Beatles conocieron a Bob Dylan en su segunda visita a EEUU. El encuentro en si estuvo lejos de tener un gran nivel de “seriedad”, con el amigo Bob dándoles de probar marihuana (de la buena) a los Beatles y su séquito por primera vez y contestando el teléfono del hotel en donde se reunieron a los gritos de “Tenemos la Beatlemanía acáaaa!!!” y nada mucho mas profundo que eso. Sin embargo se trataba de las dos potencias mas grandes de la música popular en ese momento y también de los dos extremos de la misma. Los Beatles eran el ruido, la ingenuidad y la locura adolescente mientras que Dylan era la conciencia social, la seriedad y lo intelectual, y secretamente en ese momento se morían por intercambiar las identidades. En vez de eso lo que si intercambiaron fueron influencias. En pocos meses los Beatles empezaron a componer canciones cada vez mas maduras y Dylan empezó a tocar rock para los horrores de su audiencia folk intelectualoide.

Para cuando empezaron a componer nuevas canciones los Beatles seguían siendo en esencia los mismos como lo demuestran canciones como Eight Days a Week, pero por primera vez se animaban a hacer cosas como I’m A Loser, la primer clarísima influencia de Dylan y la primera vez que Lennon se ponía crudamente autobiográfico al escribir una letra, lo cual sería el sello característico de sus canciones a partir de allí, o No Reply, una pieza pensada casi exclusivamente como canción de estudio. Las canciones empezaban a tomar un rumbo un poco mas oscuro, reflexivo y adulto.

Los Beatles sintieron la necesidad de ir mas allá del sonido “simplón” de sus primeros discos. De ganar una reputación no solo con los fans, sino con sus colegas músicos que de a poco también se animaban a cosas mas transgresoras. Ahora tenían el poder y el renombre suficiente para hacer lo que se les de la gana, sabiendo que vendería de todas formas con solo llevar su nombre.

Ante el crecimiento que muestran los temas propios del disco, resulta ya bastante raro y a veces hasta desalentador escuchar tantos covers de rock de los 50 entremezclados. Es como si se tratara de un viaja al pasado y al futuro de forma simultánea. Quizás conscientes de esto mismo es que esta sería la ultima vez que un disco de los Beatles tendría un 50% de covers, incluyendo solo dos en el próximo y ninguno mas a partir de allí.

Las sesiones de este disco también dieron como resultado el single I Feel Fine y su lado B, She’s a Woman. El primero de ellos incluía la que puede considerarse como la primer gran transgresión sonora de los Beatles a nivel grabación: un acople de guitarra en la intro. Algo tan común hoy en día que es dificil pensar que en ese momento ningún grupo de rock lo había grabado, ni siquiera accidentalmente. Era la primera vez que los Beatles tomaban mas control sobre el estudio y empezaban a usar a George Martin como un facilitador de sus propias ideas mas que como autoridad máxima en el estudio. No es un dato menor que también fue la primera vez que estuvieron todo el tiempo presentes en la etapa de post-producción, algo que se da por sentado hoy en día, aun con artistas totalmente amateurs, pero que en 1964 era casi tan impensado como que un actor participara en el proceso de edición de una película.


Beatles For Sale dio inicio a una etapa en la que los Beatles desafiaron todas las convenciones de lo que podía hacerse en un estudio y en el marco de la música popular. Era tan solo la punta del iceberg, pero las cosas se habían puesto muy interesantes…

Versiones

Beatles For sale fue grabado en 4 pistas y publicado tanto en mono como en stereo al igual que la mayoría del catálogo Beatle. La versión stereo, como es de esperar, resulta rara de escuchar, sin embargo no es de las peores, y el balance en general del sonido no se pierde tanto como en otros casos. No obstante la version en mono, al igual que en todos los otros discos gana en solidez y en impacto, ademas de contar con la participación de los propios Beatles en la sala de mezcla, situación que se repetiría en todos los próximos discos durante la mezcla en mono, mientras que la mezcla stereo, de poco relevancia en ese entonces (y se nota) era relegada a terceros.

Al igual que el resto del catálogo, el disco esta disponible en CD y vinilo tanto en stereo como en mono. El vinilo en mono es una transferencia directa 100% analógica desde las cintas masters originales, mientras que el vinilo stereo esta tomado de un master digital de alta resolución. El CD mono solo está disponible comprando el Box Set completo. La versión Stereo también esta disponible en Spotify, no así la versión en mono (a mi parecer, un crimen histórico).

Avatar for juanivitale

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!