Soda Stereo

Soda Stereo

1984

El regreso a la democracia en Argentina en 1983 generó un panorama de explosión artística de la cual surgió toda una generación de nuevas bandas. Una de ellas en particular no solo conquistaría su tierra natal, sino que dejaría una marca indeleble en todo el territorio latinoamericano. Esa banda se llamó Soda Stereo.

Podríamos decir que el capítulo cero de la historia de Soda Stereo, al igual que la de muchas bandas argentinas de los 80 estuvo marcado por la visita de The Police a la Argentina en diciembre de 1980, en plena dictadura militar. El punk y el new wave habían a penas llegado al cono sur, en gran parte la demora se debió a la censura de la dictadura que atravesaba su momento mas turbio y su puño mas apretado en el amanecer de la nueva década. En una escena local musical dominada por el virtuosismo y el “jazz rock” el sonido de un Police en su mejor momento fue un cachetazo de simpleza y energía a la música nacional. El punk (o mas bien su legado) había llegado oficialmente a la Argentina.

El impacto llegó a dos jóvenes músicos, Gustavo Cerati y Zeta Bosio, compañeros de la carrera de publicidad, que ya habían compartido algunos escenarios y colaboraciones ocasionales. Fue en Pinamar en donde ambos jóvenes deciden encarar un proyecto propio, inspirado en el sonido de The Police el new wave en general. Al poco tiempo, el joven baterista Charly Alberti, hijo del célebre músico y compositor argentino Tito Alberti, también fanático de The Police, llega a Gustavo por medio de su hermana Laura Cerati, a quien estaba intentando “levantarse” en el club River Plate.

Con lo inusual que era esta coincidencia de gustos musicales, los 3 miembros de esta nueva banda no perdieron tiempo en empezar a ensayar todos los días de la semana tocando ocasionalmente en fiestas de amigos.

En 1983 vuelve la democracia a la Argentina y con ella nace toda una nueva generación de bandas y lugares para tocar. Muchas de ellas con influencias similares a las de Gustavo, Charly y Zeta, quienes bautizaron a la nueva banda como Soda Stereo. La banda no tarda en ponerse a la cabeza de la naciente escena de los bares de Buenos Aires, como Zero, Einstein o el Stud Free Pub. Ese mismo año, ya pensando fuera del molde de lo que se acostumbraba para las bandas locales chicas, Soda graba un demo y un videoclip para el tema Dietético.

Eventualmente todo este trabajo y hype autogenerado les gana un contrato con CBS y al año siguiente entran al estudio a grabar este disco homónimo bajo la producción de Federico Moura, cantante de Virus, otra de las bandas que había logrado el éxito adoptando el New Wave anglosajón.

El disco fue grabado en los enormes estudios CBS, aunque en horarios incómodos y con varios ingenieros diferentes, por cuestiones de tiempo y presupuesto.

Este primer disco de Soda esta fuertemente marcado por la experiencia de Cerati en la carrera de publicidad. La mayoría de las canciones son una parodia al hedonismo y a la sociedad de consumo, aunque todo esto en el marco de un disco de pop/new wave/ska bailable. Si bien se trata del disco menos “serio” de Soda Stereo, es sin duda el mas frenético y enérgico. Es un fiel retrato de los primeros días de regreso a la democracia, en los que el rock había vuelto a ser una fiesta y las discotecas explotaban. Hay paralelos al sonido de Virus, aunque el propio Moura declaró que solo ofició de “consultor” y que la banda, especialmente Cerati tenía ideas ya muy claras y definidas sobre su propio sonido.

El peso de la influencia de The Police es enorme y en algunas canciones hasta incómodo de escuchar. Sin embargo Cerati, aun con los ocasionales guiños vocales a Sting, ya presenta un estilo de canto totalmente reconocible y propio desde el primer disco. Quizás es también esta presencia “policera” la que hace que este sea el disco en el cual el bajo de Zeta Bosio tiene mas prominencia que en cualquier otro.

La presencia de Daniel Melero, amigo íntimo de Cerati y un personaje divisor de opiniones dentro del universo Soda, también está desde este primer disco, como tecladista y nada menos que como único compositor de uno de los hits del disco Tratame Suavemente, que es a su vez el tema que anticipa la etapa mas profunda que la banda iniciaría a partir del próximo disco.

Un enorme paso en la popularidad de la banda se dio con las presentaciones de la banda en el teatro astros en el marco de promoción de este disco. Donde también hizo su debut Fabian Von Quintiero “el zorro” en los teclados. Quintiero fue el tecladista de Soda que estuvo mas cerca de convertirse en miembro oficial de la banda y tendría participaciones claves en la grabación de los dos siguientes discos.

Soda Stereo hizo su debut con disco espontáneo, simple, enérgico y fiestero. La joven banda ya había hecho su primer impacto, pero las cosas se pondrían mucho mas interesantes con cada disco.

Autor:

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!