Queen

Sheer Heart Attack

1974

A todos los artistas les lleva un par de discos madurar lo suficiente como para encontrar un sonido e identidad propias. Unos zapatos en los que se sientan realmente cómodos. Para Queen ese punto de maduración justa fue Sheer Heart Attack.

En 1974 Queen se encontraba aún en busca de su primer gran hit. Su segundo disco Queen II lanzado a principios de ese año había tenido mucha mejor suerte que su disco debut e incluso había colocado un single (Seven Seas Of Rhye) en el puesto numero 10 de los rankings. Si bien ese disco había sido un proyecto enorme y ambicioso, y logro técnico sin precedentes, la respuesta de la prensa y los fans seguía siendo “tibia”.

Los miembros de Queen por otro lado estaban creciendo como compositores a pasos agigantados. A pocos día de su primer gira norteamericana como teloneros de Mott The Hoople se metieron al estudio a grabar su tercer disco. En un principio sin Brian May quien se contagió de hepatitis durante la gira y tuvo que volver de urgencia al Reino Unido, dejando algunas fechas canceladas en el camino.

Esta situación puso nuevamente a la banda en aprietos de tiempos en el estudio, sin embargo esta vez Queen II les había dejado un aprendizaje gigantesco en cuanto al uso del estudio como un instrumento mas, por lo cual pudieron hacer mucho mejor uso del poco tiempo disponible. Quizás sea por eso que la banda se enfocó en crear canciones mas breves y concisas que las extensas y complejas piezas enganchadas del disco anterior.

Sheer Heart Attack contiene todas las fortalezas de Queen II, aunque mas medidas y mejor utilizadas. La banda había crecido notablemente a nivel compositivo y las canciones son mucho mas sólidas, con mas gancho pop y cada una con una identidad propia que a su vez le daba forma al disco como pieza completa. Por primera vez escuchamos esa mezcla de extremos musicales caracteristica de Queen, en donde en solo las primeras 3 canciones del lado B del disco escuchamos una pieza pseudo-operática (In The Lap Of The Gods), un rock rápido y furioso que bien podría marcar el génesis del thrash metal (Stone Cold Crazy) y una dulce canción de cuna de piano y voz (Dear Friends).

Este es un disco que procura mas crear sonidos y atmósferas bien definidas para cada canción, en vez de para todo el disco, como bien lo demuestra Bring Back That Leroy Brown, primera de las varias incursiones de Mercury en un sonido music-hall nostálgico. Esa canción incluye por ejemplo solos de piano, de contrabajo y una pequeña sección de “ukulele-banjo” un instrumento particularmente único que solía pertenecer al padre de Brian May y que evoca perfectamente esa nostalgia de los años 20/30

El plato fuerte del disco es sin duda el primer single Killer Queen. Una canción que define perfectamente a Freddie Mercury como compositor, ademas de marcar el estado de madurez musical al que había llegado la banda en ese momento. La canción se convertiría en el primer hit internacional de la banda, llegando al puesto numero 2 en Inglaterra. El otro lado del single, Flick Of The Wrist había sido planeada originalmente como otro lado A, pero se vio opacada por el éxito de Killer Queen.

El disco también incluye la típica e infaltable contribución de Roger Taylor como compositor y cantante con Tenement Funster, ademas de la primer composición de John Deacon en un disco de Queen con el tema acústico Misfire

El segundo single, Now I’m Here, composición de May es un clásico rocker Queenero, con una letra inspirada en la mencionada gira americana junto a Mott The Hoople, quienes incluso son mencionados en la linea “Down in the city just Hoople n’ me”. Con esto el disco no solo fue el primero en generar dos singles, sino que ambos fueron grandes éxitos.

El éxito de Sheer Heart Attack permitió a Queen encabezar y llenar nuevamente el Rainbow Theatre de Londres. El concierto entero fue grabado en video y relanzado en CD, DVD y Blu Ray en 2014 como “Live At The Rainbow ’74”. La versión en audio está también disponible en Spotify.

Con Sheer Heart Attack, Queen inaugura su era de éxitos mundiales, sin embargo se necesitaría aún un disco mas para consolidarse como número 1 a nivel mundial y cosechar los frutos del arduo trabajo que venían realizando hacía ya 4 años.

Autor:

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!