Queen

A Kind Of Magic

1986

A principios de 1985 Queen estaba al borde de la separación, en un inesperado giro de la suerte una sola presentación en vivo los revitalizó de forma tal que volvieron al estudio a gestar su doceavo disco.

1985 fue un año difícil para Queen tantos puertas adentro como puertas afuera. Después de algunas últimas presentaciones del Works Tour de la banda, Freddie Mercury lanzó su primer disco solista Mr. Bad Guy que resultó ser un fracaso comercial (la historia de Queen quizás hubiera terminado en ese momento de no ser así). El disco había sido grabado en Munich en donde Mercury a su vez se sumergía en los excesos de la noche europea, mientras que la química interna de la banda se resquebrajaba.

La banda recibió una invitación de Bob Geldof para participar del mega festival Live Aid, a realizarse de forma simultánea en el estadio Wembley de Londres y en el estadio JFK de Philadelphia con todas las figuras mas importantes de la actualidad e historia de la música (U2, Paul McCartney, The Who, Led Zeppelin, Madonna, entre muchos otros) para recaudar fondos destinados a combatir el hambre en Etiopía.

Un Queen prácticamente desarmado aceptó la invitación persuadidos mayormente por la cantidad potencial de público que los vería tanto en el propio estadio como desde sus casas. Sin embargo nadie esperaba demasiado de una banda que en ese momento ya había dado lo mejor de sí, o eso parecía.

EL 13 de julio de 1985 en el estadio Wembley Queen realizó una de las presentaciones en vivo mas memorables de la historia del rock y se robó el festival entero en solo 20 minutos con un setlist de hits inmaculados tocados con una perfección y energía inéditas no solo en el mismo festival sino en cualquier presentación de la propia banda. En ese momento estuvieron, una vez mas, en la cima del mundo.

A los pocos días este shot de energía los hizo volver al estudio a grabar, en principio un single, que terminaría siendo One Vision, lanzado en noviembre del 85.

Si bien el single pretendía ser un proyecto unitario, casi al mismo tiempo la banda recibe la oferta para trabajar en la banda sonora de la película Highlander. Sería la segunda incursión de Queen en el cine luego de la banda sonora de Flash Gordon de 1980. A diferencia de este último, para Highlander la banda grabó canciones propiamente dichas con letra y música en vez de solo instrumentales, cada una de ellas inspirada en algún aspecto o idea de la película. El propio título del disco viene precisamente de una frase de la película en la cual Roger Taylor se inspiró para componer el primer single propiamente dicho del disco.

La banda terminó grabando varias canciones para la película pero terminaría grabando versiones diferentes para lanzar un disco hecho y derecho añadiendo otras canciones no relacionadas con la película como por ejemplo el single Friends Will Be Friends, composición conjunta de Mercury y Deacon. Una modalidad que recuerda a discos de los Beatles como Help o A Hard Day’s Night, ambos híbridos mitad banda sonora, mitad disco “tradicional”.

El disco en sí resulta un tanto inconsistente quizás por no terminar de ser 100% banda sonora o 100% disco de estudio. Un sello típico del Queen de los 80 es que los singles son casi lo único que vale la pena del disco, mientras que el resto parece mero relleno. Es también el primer disco de Queen grabado digitalmente y sin duda alguna el mas dependiente del nuevo uso de sintetizadores, lo cual también resulta alienante para varios oyentes.

En contraste hay escasos momentos en donde la temática épica y mística de la película le da la oportunidad a la banda de volver a un sonido que recuerda sus dos primeros discos. Tal es el caso de Princes Of The Universe, composición de Mercury, que si bien resultaba inesperado de el en 1986, bien podría haber formado parte de Queen II de 1974 con su sonido heavy metal épico.

A Kind Of Magic es el mas ochentoso de los discos de Queen, con producción digital (de los 80), teclados y sintetizadores por doquier, sonido de batería sintético y explosivo. Esto para muchos oyentes puede resultar en una sentencia de muerte para el disco y, si bien hablamos de uno de los trabajos mas flojos de esta banda, en última instancia el disco sobrevive gracias a la efectividad de sus singles que lo salvan de convertirse en el disco mas aburrido y monótono de Queen. El legado mas improtante del disco viene por fuera de la música y es que la banda resuelve sus conflictos internos y desde ese entonces hasta la muerte de Mercury en 1991 nunca dejarían de escribir y grabar en conjunto.

La inercia de Live Aid convertiría al disco en un éxito rotundo en tierras europeas, sin embargo Queen ya había perdido el mercado americano y nunca lo recuperaría hasta la muerte de Mercury en 1991. Este éxito europeo sin embargo les permitió embarcarse en el colosal Magic Tour, que terminaría siendo la última gira de la banda con su formación original (la única que importa, convengamos) cuyos 3 hitos fueron la presentación en el Nepstadion de Budapest, dos noches en un Wembley repleto y un cierre digno de la banda ante 120.000 personas en Knebworth. Los 3 conciertos fueron filmados profesionalmente, sin embargo las filmaciones de Knebworth se desaparecieron misteriosamente y nunca mas resurgieron. Budapest y Wembley fueron lanzados a lo largo de los años en diferentes formatos y varias canciones de Knebworth aparecieron en el ya discontinuado disco en vivo Live Magic.

Avatar for juanivitale

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!