Pearl Jam

Vs.

1993

Con el éxito monumental de Ten, le había llevado tan sólo un disco a Pearl Jam llegar a conquistar el mundo y llegar al multiplatino. Sin embargo, lejos de asumir y disfrutar su papel de rockstars, con su segundo trabajo la banda luchaba por aferrarse a lo mas esencial y animal del rock.

1992 fue el año de la explosión absoluta de lo que la prensa bautizó como “grunge”, para desdén de todas las bandas integrantes de esa escena, ninguna de las cuales se identificaría con el término e incluso lo descalificarían expresamente a lo largo de los años. De cualquier forma ese año Nevermind de Nirvana llegó al puesto n.1 del ranking de Billboard, destronando nada menos que al rey del pop Michael Jackson. Al poco tiempo Ten, el colosal disco debut de Pearl Jam se colocó por detras en el numero 2. Por su parte MTV exprimía a mas no poder el atractivo de estos nuevos grupos de jóvenes con jeans rotos de Seattle. El video de Jeremy, tercer single de Ten formaba parte constante de la rotación del canal y le dio a la banda su primer premio a mejor video en los VMAs. El mundo entero hablaba del fenómeno “grunge” y de Pearl Jam.

Fue en ese contexto que el cantante Eddie Vedder entró en crisis total y absoluta con su status de superestrella del rock. Para el portavoz de Pearl Jam la fama llegó demasiado rápido, demasiado grande y sin pedir permiso. Vedder se mostraba incomodo ante cualquier situación que no tuviera que ver estrictamente con lo musical. Luego de todo un año 92 de aparecer en todos los medios, hablar con todos los canales, ir a todas las entregas de premios, filmar videos y girar por todos lados, Pearl Jam decidió voluntariamente ponerle un freno a su propia fama. La primera decisión del proceso fue que la banda no produciría videos para ninguno de los singles de su segundo disco, en el cual empezaron a trabajar ese mismo año con un nuevo productor Brendan O’ Brien, con quien formarían una sociedad creativa eterna al punto de que solo 3 de todos los próximos 8 discos de la banda no contarían con su producción.

Para este disco decidieron perseguir un sonido mucho mas crudo y áspero, sin la producción pulida y el exceso de ecos y efectos de mezcla de Ten. Para eso casi todas las canciones fueron grabadas en vivo en el estudio, con pocas sobregrabaciones posteriores. Al poco tiempo de comenzar las sesiones en los lujosos estudios The Site en California, Eddie Vedder se sintió incómodo con lo cómodo del lugar, por lo cual decidió tomar largos viajes en su camioneta y dormir en ella en medio de las sesiones de grabación para preservar el espíritu rockero que según él era imposible de mantener en un lugar tan cómodo y agradable.

La incomodidad de Vedder con su nuevo rol de “voz de la generación X” impuesto por los medios masivos es palpable en todo el disco, cuyas letras hablan mayormente sobre los dilemas de la fama y de los genuinos intereses de la gente en determinadas situaciones de popularidad. Si Ten era pura emoción, Vs, es agresión y tensión contenidas y descargadas en forma de canción. Mientras que Kurt Cobain y su banda enfrentaban su enorme fama con cantidades industriales de sarcasmo, Vedder se mostraba genuínamente compungido por el hecho de que el público reconociera mas su cara que su obra.

Basta con escuchar Blood, el momento mas intenso del disco que mas que canción en si, cumple una función de catarsis en la cual Vedder deja su alma y su garganta en el camino. Otras canciones como Go o Animal parecen cumplir la misma función de exorcismo.

Además de que las composiciones en si mismas son mucho mas abrasivas y furiosas que las del primer disco, la banda esta vez también contaba con una nueva arma: el baterista Dave Abbruzzese, cuya combinación de impacto brutal y técnica matemáticamente impecable le daban a la banda un nuevo motor de ritmo funk furioso que se luce en este disco mas que en cualquier otro. Abbruzzese es el pegamento que mantiene la música de Vs en una sola pieza y el disco es probablemente el mejor momento de cualquier sección rítmica en la historia de Pearl Jam, como bien lo demuestra la canción Rats, un funk en cuya irónica letra Vedder enumera las razones por las cuales las ratas son más respetables que los seres humanos.

Pero no todo en Vs. es tensión y furia, por primera vez la banda deja entrever signos de experimentación sonora interesantes. Tanto Daughter como Elderly Woman Behind The Counter In a Small Town (cuyo título es una irónica respuesta a la crítica de que todas las canciones de la banda tenían título de una sola palabra) son baladas semiacústicas melancólicas, mientras que W.M.A. es una pieza con sonido casi de música tribal africana, con un hipnótico riff de bajo de Jeff Ament que se repite infinitamente a lo largo de toda la canción. Al mismo tiempo Indifference, el tema de cierre del disco es una balada intensamente oscura y atmosférica.

Este segundo disco de Pearl Jam cumple dos funciones. Por un lado les dio un control creativo total. Ninguno de los singles del disco tuvo video musical, algo totalmente inédito e impensable para una banda de los 90s con su entonces gigantesco nivel de popularidad. Por otro lado amplió los horizontes musicales de la banda y de a poco empezó a darle prioridad a Eddie Vedder como compositor no solo de las letras sino también de la música, tarea que hasta ese momento correspondía mayormente al guitarrista Stone Gossard. También es el primer disco en el cual Vedder aporta su guitarra además de su voz. Fue él quien grabó el repetitivo pero hipnótico riff principal de la canción Rearviewmirror.

A pesar de sus esfuerzos anticomerciales, la banda era tan gigante en el consciente colectivo al momento de la salida de Vs. que el disco batió el record de mayor cantidad de copias vendidas en menos tiempo, llegando casi al millón en su primera semana de publicado. La gira de promoción del disco se extendió a principios de 1994 y coincidió con la muerte de Kurt Cobain, un hecho que no solo afectó profundamente a Eddie Vedder sino que lo dejó en la incomoda posición de figura numero 1 de la escena grunge.

A partir de ese momento la banda doblaría sus esfuerzos para “escapar del mainstream” y comenzaría a evitar conscientemente cualquier composición que sonara remotamente “radio friendly” y se metió al estudio  casi a las apuradas a solo meses de la publicación de Vs. para grabar un nuevo disco que plasmara esta postura. Eddie Vedder se hallaría cada vez mas a disgusto con su condición de rockstar y toda esta combinación de factores llevaría a una implosión dentro de la banda que traería grandes cambios. Pero la compleja historia de Pearl jam todavía estaba en pañales.

 

 

Autor:

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!