Led Zeppelin

Physical Graffiti

1975

Promediando la década del 70, Led Zeppelin era aún la banda de rock mas exitosa del mundo y llegaron a convertirse en “los Beatles de los 70s” en cuanto a que la mayoría de las bandas del momento los tomaban como referencia en todas sus decisiones artísticas. Y no era para menos. En parte gracias a la gran ayuda del manager de la banda Peter Grant, Zeppelin había terminado de solidificar el concepto de libertad creativa y comercial dentro de la industria musical. Mientras Grant se ocupaba de discutir con promotores y ejecutivos discográficos, la banda tenía cada vez mas libertad de grabar y promocionar sus discos como se les de la gana.

Y por si fuera poco, para 1974 Zeppelin estaba en un pico creativo que parecía nunca terminar. Después del éxito arrasador de su cuarto disco sin título y la ambición musical y compositiva de Houses Of The Holy, el nuevo trabajo combinaría las fortalezas de esos discos, recuperando un poco la oscuridad y distorsión que muchos pensaron, se habían perdido en el último.

Desde un principio Jimmy Page tomó la decisión de realizar todo el trabajo para el disco en Headly Grange, la mansión en donde habían grabado la mayoría del cuarto disco. Eran dos factores claves los cuales favorecían esta locación: por un lado el aislamiento, la tranquilidad y la posibilidad de dedicarse casi todo el día a la composición, arreglo y grabación de las canciones y, por otro lado en un aspecto mas técnico, el sonido de la batería, que Page había perfeccionado haciendo que John Bonham colocara su batería en el hall de entrada de la casa, que estaba ubicado justo debajo del gran espacio generado por las escaleras principales y gracias a eso generaba una colosal reverberación natural, claramente audible en el tema mas representativo del disco, Un drone con fuerte influencia árabe tocado por Page en una afinación exclusiva para la canción.

Además de Kashmir, fueron otras 7 canciones colosales, tanto en sonido como en duración las que integran el núcleo del nuevo disco: Custard Pie, In My Time Of Dying, Trampled Under Foot, Ten Years Gone, In The Light, The Wanton Song y Sick Again.

In My Time Of Dying, una de las piezas mas complejas de la discografía de Zeppelin es un blues extenso y pesado de 11 minutos de duración (La canción mas larga en cualquier disco de Led Zeppelin) en donde Page se luce con excelentes arreglos de slide blusero por excelencia. Tanto Custard Pie como Trampled Under Foot se construyen sobre la base funky del teclado eléctrico de John Paul Jones. Ten Years Gone es un hipnótico y dramático arreglo orquestado por Page para varias guitarras diferentes con una letra impecable escrita por Robert Plant.

Esas 8 canciones grabadas durante 1974 en Headly Grange estaban entre las mejores jamás grabadas por la banda y sin duda hubieran conformado un único disco impecable. El problema al momento del armado del disco era que todas juntas excedían el tiempo de duración de un solo disco de vinilo y a la vez no eran lo suficientemente largas como para ocupar 4 lados de un disco doble. La decisión casi se tomó sola, incluyendo un par de canciones que habían quedad afuera tanto del cuarto disco, como de Houses Of The Holy: El tema que precisamente le hubiera dado nombre a ese disco ademas de The Rover y Black Country Woman provenían de esas sesiones de 1972, mientras que Down By The Seaside, Night Flight y Boogie With Stu (casi una versión acústica de Rock And Roll) provenían de las sesiones del cuarto disco en 1971 y por último la breve pieza acústica Bron-Yr-Aur se recuperó de las sesiones de Led Zeppelin III en 1970.

Siempre resulta incómodo escuchar rejuntes de canciones grabadas en diferentes épocas, sin embargo en este caso, tanto la diversidad y variedad que ya exhibían los temas nuevos, como el hecho de que muchos de los viejos también habían sido grabados en Headly Grange, le da a todo el disco un criterio de unidad en donde nada suena fuera de lugar.

Physical Graffiti marca el punto máximo de creatividad de Led Zeppelin. Un disco doble en donde ninguna canción está de mas (algo de por si muy difícil). Las canciones mas extensas, lejos de resultar cansadoras resultan fluidas y captan de inmediato nuestra atención con ese juego de dinámicas entre calma y tormenta que Zeppelin supo manejar mejor que cualquier otra banda. Es un disco tan representativo y esencial de la banda como lo es el cuarto disco, incluso es casi una versión expandida del mismo, con las mismas fortalezas, pero sumando aún mas dimensiones y horizontes sonoros, ademas claro, de la duración mas larga que le da a la banda espacio para desarrollar aún mas los arreglos sin limitaciones.

Ya sabemos que aunque le pongamos la mejor de las ganas, sentarnos a escuchar un disco doble de estudio puede resultar agotador, sin embargo en una época en donde el rock se estaba de alguna forma yendo por las ramas en cuanto a su propia dimensión y extensión (lo cual le sirvió la industria musical en bandeja al punk dos años después) Physical Graffiti es sin duda el disco doble menos difícil y largo de escuchar, y el último disco de Led Zeppelin que podría considerarse esencial dentro del universo del rock.

Autor:

Juani Vitale

Dejanos tus comentarios!