The Beatles – Let It Be (1970)

Let It Be es, quizás junto a Magical Mystery Tour, el disco que mas contribuye al “mareo” cronológico en la discografía de los Beatles. Lo que para el público fue el último disco de estudio de los Beatles, para los Beatles mismos no fue tal cosa. Let It Be fue escrito concebido y grabado a principios de 1969, varios meses ANTES que Abbey Road, publicado en septiembre del 69. Sin embargo su publicación se retrasó hasta el año siguiente.

La cosa va mas o menos asi: Era el inicio de 1969 y los Beatles estaban atravesando una clarísima crisis grupal. Las relaciones estaban hipertensas desde las sesiones de grabación del álbum blanco durante el año anterior, y cada uno grabo para ese disco sus canciones como se les dio la gana, a veces sin siquiera aporte alguno del resto de la banda, ni siquiera en lo instrumental.

Fue entonces que Paul (sorpresa!) tuvo una idea para un nuevo proyecto. Para recuperar la “camaradería” y el espíritu de grupo, los Beatles deberían volver a sus raíces. La idea inicial era ensayar canciones nuevas entre los 4 para después grabarlas en un disco en vivo durante un show de regreso épico en un lugar en ese entonces indefinido. Por si esta proceso no parecía ya lo suficientemente difícil, también se decidió filmar todo el proceso de ensayos. De esa manera no tendrían mas alternativa que funcionar como banda bien ajustada, como solían hacerlo a principios de los 60. Este documental/película/disco se bautizó en ese momento como The Beatles Get Back, inspirándose tanto en el concepto del retorno a las raíces como en el título de una de las canciones nuevas.

Lo que Paul olvidó fueron las razones por las cuales precisamente la cosa ya no era así. Cuando los Beatles empezaron a ensayar la atmósfera estaba claramente tensa. Mientras que en el álbum blanco cada uno hizo la suya casi ignorando al resto, esta vez estaban obligados a verse las caras todo el tiempo y filtrar las ideas con los demás.

Pero claro, ya no era 1963. John tenía a Yoko al lado como único ente “extra-beatle” presente en todo el proceso. Ambos estaban totalmente perdidos en su nube de amor y heroína. McCartney por su parte oficiaba de director musical con su particular meticulosidad, para fastidio de sus compañeros, en especial de George, que ya estaba totalmente agotado de funcionar como músico de estudio de Paul y John, teniendo el ya una visión y un enorme puñado de composiciones propias que, cuando intentaba proponerlas o introducirlas en el repertorio Beatle, eran ignoradas o totalmente cambiadas para satisfacer al gusto de sus dos compañeros.

Todo esto era una receta para el desastre. Luego de pocos días de ensayos Harrison termino de, en criollo, hincharse las pelotas de Paul y renunció a los Beatles en el acto. Eventualmente hubo una charla entre los 4 para convencerlo de que volviera al grupo. George aceptó bajo algunas condiciones. Primero que se abandonara la idea del concierto en vivo para en su lugar, grabar un disco de estudio tradicional y que todo el proyecto se mudara a su propio nuevo estudio en el sótano de Apple. Segundo que incorporaran a las sesiones al tecladista Billy Preston.

Con esta mudanza y la incorporación de Preston al proceso, la atmósfera mejoró notablemente. Durante los próximos días se registraron horas y horas de grabaciones, que iban desde temas nuevos hasta covers clásicos de los que el grupo solía tocar en sus primeros días y muchas zapadas improvisadas.

El último día de las sesiones los Beatles saldaron de alguna forma la idea del concierto en vivo cuando tocaron en la terraza de Apple, en lo que sería la última vez que los 4 estarían juntos tocando en público. Muchas de las canciones de ese concierto terminaron siendo tomas definitivas para varios de los temas nuevos. Era el fin de un largo y complicado proyecto que, lejos de mejorar la unidad como banda, como era la intención original, terminó por demostrar que los Beatles ya no podían trabajar juntos en armonía.

Lo que sigue en la historia son todas las idas y vueltas que tuvo el proyecto: Las sesiones terminaron en enero del 69 y cada uno de los Beatles se fue a hacer su vida, cada vez mas convencidos de nunca volver a la banda. En mayo, se decidió mezclar dos de las canciones nuevas grabadas para el proyecto y lanzarlas como single. Las elegidas fueron el tema que le dió titulo al futuro disco, Get Back y Don’t Let Me Down de Lennon. Ambos temas tienen una participación clave de Billy Preston en los teclados.

Casi pisando el lanzamiento del single, se preparó un arte de tapa para el disco, tomando una foto que recreaba exactamente la utilizada para la portada de Please Please Me 6 años después y se le encargó al productor Glyn Johns una mezcla preliminar del nuevo disco. Aunque los Beatles estaban tan hartos de trabajar juntos que ni siquiera participarían de la selección de material a partir de las horas y horas de rollos de cinta grabados durante enero del 69. La única constancia eran los temas nuevos que si o si serían lanzados al público (Get Back, Let It Be, I’Ve Got a Feeling, Dig a Pony, etc) sin embargo los Beatles ni siquiera habían elegido una toma definitiva de cada uno de ellos. Todo había quedado librado al azar. Ni siquiera el viejo George Martin (quien había estado presente durante las sesiones pero solo como asesor ocasional, harto de quedar enredado en las novelas beatlezcas) quiso participar en la post-producción.

La versión de Glyn Johns del disco Get Back estaba lista para mayo del 69 pero fue rechazada por los Beatles. El proyecto quedó archivado al mismo tiempo que los Beatles decidieron volver a grabar un disco con George Martin en su viejo hogar musical de Abbey Road, quizas presintiendo que sería la ultima vez que grabaran juntos y queriendo hacer las cosas mas prolijamente. Este último disco se llamó Abbey Road y terminó grabándose, mezclándose y publicandose ANTES que el proyecto Get Back y casi al mismo tiempo los Beatles dejaron de existir a los fines comunes, cuando Lennon anunció (en privado) que abandonaba el grupo.

Con este noticia, el archivado y ya polvoriento Get Back pasó a ser un proyecto póstumo de los Beatles. Glyn Johns armó otra versión preliminar para principios de 1970 que también termino siendo rechazada.

La idea para ese entonces era lanzar tanto el disco como el documental que habían quedado archivados. El documental fue convertido convenientemente en la película que los Beatles aún le debían contractualmente a la United Artists y el disco se convirtió en una especie de banda sonora de dicha película. El nombre del proyecto cambio entonces a Let It Be.

A principios de 1970 los Beatles (menos Lennon que ya había renunciado) se reunieron en el estudio para grabar el tema de Harrison I Me Mine como power trio para corresponder con el lanzamiento del disco e incluso realizaron algunas sobregrabaciones (muy notablemente las guitarras solistas de Let It Be). Seria la última vez que los Beatles harían algo juntos bajo su condición de grupo activo, aunque con un miembro menos.

Eventualmente se convocó Phil Spector para que hiciera algo de las cintas de Get Back y “haga lo que quiera” con ellas.  Spector se tomó esta premisa bastante en serio y terminó agregando coros femeninos a varios temas, agregando algunos ecos y efectos al tema que le daba título al disco, agregando grabaciones anteriores y, para ira de McCartney, terminó agregando instrumentos sinfónicos a la balada The Long And Winding Road. Esto terminó siendo la chispa que terminó de hacer estallar al grupo. Paul había terminado en ese momento su primer disco solista, McCartney, y tanto Ringo como George le pidieron que pospusiera su lanzamiento para que se “pisara” con el de la película y el disco Let It Be. Paul se enfureció con tal pedido y anunció públicamente que abandonaba los Beatles. Tanto Lennon como McCartney habían renunciado. Era el fin oficial. Para cuando Let It Be fue publicado, los Beatles habían dejado de existir.

Let It Be es, en cualquier formato o versión que se lo encare, un proyecto inconcluso y disperso. De las interminables horas de grabación solo pueden rescatarse 8 canciones nuevas que fueron compuestas y grabadas especialmente para este proyecto. El resto fueron reciclajes de grabaciones viejas (o mas nuevas, como I Me Mine) o en el caso de One After 909, una grabacion nueva de una canción muy vieja (de 1963). Es por esto que nunca pudo lograrse una versión “completa” del proyecto Get Back / Let It Be. En 2003 se lanzó la version “naked” que excluía los efectos innecesarios de Phil Spector, pero en un movimiento cuestionable utilizaba tomas diferentes a las originales y alteraba el orden original de los temas.

El disco esta disponible tanto en CD como en vinilo y en Spotify y Itunes.

Juani Vitale

Músico, Desarrollador, Caballero Jedi, Nerd insoportable del Rock. Sabe un poco de todo y mucho de nada...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.