The Beatles – Abbey Road (1969)

Promediando 1969 y luego del desastroso proyecto frustrado de pelicula/disco, en ese momento todavía conocido como Get Back, los Beatles ya estaban moralmente separados. Tanto Lennon como McCartney estaban inmersos en sus nuevas relaciones románticas. Lennon por su parte había contraído matrimonio con Yoko Ono recientemente e incluso había lanzado un indicio de single solista con Give Peace a Chance en el marco de su famoso “bed-in”. Harrison también tenía un pie afuera de la banda y una lista interminable de canciones propias que ya no tenía forma de “infiltrar” en el panorama Beatle y que eventualmente integrarían su primer álbum solista doble, All Things Must Pass, en 1970. Ringo por su parte… seguía siendo Ringo.

Fue entonces que Paul tuvo su última idea para un proyecto Beatle, aunque esta vez mucho mas simple y apoyada 100% por sus futuros ex-compañeros de banda: había que grabar un disco mas, de la forma en la que siempre supieron hacerlo mejor. En Abbey Road y con el gran George Martin detrás de las perillas. Si bien no se sabía con certeza, todo esto le daba un aire de cierre al nuevo proyecto que, gracias a dios y por primera vez no pretendía seguir ningun concepto ni idea loca. Simplemente un disco. Y que disco!

La elaboración de Abbey Road se caracterizó por el contraste entre la ya indisimulable falta de unidad entre Lennon y McCartney (y la consecuente autonomía total de Harrison y Starr) y la voluntad de armar un disco que sonara limpio y conciso a diferencia de lo que había quedado registrado durante las sesiones de Get Back.

Las sesiones comenzaron con dos canciones que, a la vieja usanza Beatle no serían incluidas en el disco sino que serían lanzadas como single unos meses antes, The Ballad of John & Yoko de Lennon y Old Brown Shoe de George.

McCartney ofició mas que nunca como productor “de facto” junto a Martin y fue el que tomo la (brillante) decisión de convertir un puñado de canciones inconclusas del último año y pico en un medley que se convirtió en un especie de pseudo-opera rock progresiva impecable y que ocupaba casi todo el lado B del disco y cierra con la profética The End, que incluye solos de guitarra de McCartney, Harrison y Lennon por turnos en ese orden. Este medley es una especie de “trailer” de lo que podrían haber logrado los Beatles si hubieran seguido juntos durante el apogeo del rock progresivo inglés unos años mas tarde. Fiel al estilo Beatle, su disco despedida estaba lejos de ser una retrospectiva o un tributo al pasado, por el contrario nos dejan con ganas de un futuro que, desgraciadamente nunca fue.

Abbey Road también coincide con el inicio del pico creativo de George Harrison como compositor. Una especie de previa de su impecable debut solista. Su Here Comes The Sun y sobre todo Something son dos de los destacados mas grande de todo el LP. Starr por su parte nos sorprende con tan solo su 2da composición propia en un disco Beatle, Octopus’ garden.

A las ya instauradas 8 pistas de grabación se sumaba otro avance tecnológico: el cambio de maquina valvular por una de Solid State. El resultado es un sonido mucho mas cálido y de bajos mucho mejor definidos, lo cual es claramente audible en la excelente mezcla del disco. Uno de los responsables de dicha mezcla fue un joven Alan Parson. Por otra parte George introdujo su nuevo “chiche” a la grabación del disco: un sintetizador moog, cuyos adornos pueblan casi todo el disco.

Cuando Abbey Road fue lanzado, en septiembre del 69, Lennon había abandonado la banda en privado hacía ya un mes para dar inicio formal a la Plastic Ono Band. Los Beatles siguieron existiendo moralmente hasta 1970, cuando McCartney abandonó el grupo, esta vez de forma pública, casi coincidiendo con el lanzamiento de su primer disco solista, “McCartney” y el del LP y la pélicula Let It Be, ambos grabados antes de Abbey Road pero archivados hasta ese momento. Poco antes de la renuncia de Paul, los Beatles sin Lennon grabaron I Me Mine de Harrison para incluirlo en el disco Let It Be. Sería la última sesión de grabación de los Beatles en actividad (aunque sin Lennon).

Sería el cierre perfecto, y mucho mas digno que Let It Be. Era el fin del legado musical mas importante de la historia. Los 4 Beatles seguirían grabando en solista, pero nunca con los mismos resultados. A partir de entonces fueron los Stones, quienes habían alcanzado su pico de creatividad con discos como Sticky Fingers (1971) y Exile On Main Street (1972) los que de alguna forma heredarían la corona de la banda de rock mas importante del mundo.

Las versiones disponibles de Abbey Road actualmente son el CD remasterizado lanzado en 2009, el vinilo remasterizado de 2012 y la versión digital en Spotify y en Itunes.

Juani Vitale

Músico, Desarrollador, Caballero Jedi, Nerd insoportable del Rock. Sabe un poco de todo y mucho de nada...

Leave a Reply

Your email address will not be published.