Foo Fighters – Concrete and Gold (2017)

Para despejar la mayo duda de todos de entrada: Si, este disco es mejor que Sonic Highways… que de por si convengamos que no era muy difícil de superar…

Nos damos cuenta que Dave Grohl aprendió muchas cosas desde el fiasco del disco anterior. La mas importante de ellas? no generar hype innecesario e inalcanzable. Ya sea via película, documental u otros medios.

Casi con cuidado de no hacer mucho ruido los Foo se aparecieron con este nuevo disco, producido por Greg Kurstin, productor que poco tiene que ver con el rock, pero que desarrolló un vinculo personal con Grohl y es por eso que fue convocado para este disco, casi a modo experimental. El origen y el proceso de grabación están brevemente relatados por el propio Grohl en este excelente video animado de su canal oficial de YouTube.

El objetivo desde un principio era hacer un disco que sonara GRANDE. En este caso un disco de los Foo Fighters vuelve a ser un poco víctima de su propio concepto. La premisa de hacer sonar grande al disco nos deja en muchos de los temas, ahogados en eco y en un sobreprocesamiento que nos termina arruinando la experiencia. Pero esta clarísimo que la sobreproducción en uno de los principales objetivos del disco.

En algunos casos puntuales este tipo de producción resulta beneficioso para la canción, como es el caso de La Dee Da, cuyo sonido “pseudo-raga”, bastante al estilo de sus colegas y amigos los Queens Of The Stone Age, marida perfectamente con este estilo de producción sobrecargada en eco.

Run, es un primer corte bastante inusual, con sus cambios de ambiente y de tempo, del hardcore furioso a su estribillo bien Arena Rock. Una canción que desconcierta la primera vez que uno la escucha pero se va volviendo mas interesante cada vez, lo cual es un signo de cuando lo rebuscado sale bien.

También tenemos una bella balada cargada de emoción en Arrows y el “opus” del disco, la canción que, no tan casualmente, le da el nombre al mismo, Concrete and Gold. Una canción que dio origen a la idea de superproducción de todo el resto de las canciones.

Al igual que en los últimos discos de los Foo tenemos invitados destacados de la talla de Paul McCartney (aunque inusualmente como baterista del tema Sunday Rain, cantado por el baterista Taylor Hawkins), Justin Timberlake que aportó coros para Make It Right o Shawn Stockman de Boyz 2 Men, entre otros.

Concrete And Gold tiene un lugar incómodo en la historia discográfica de los Foo Fighters. Sus dos últimos discos antes que este, Wasting Light (2011) y Sonic Highways (2014) son, respectivamente, lo mejor y lo peor que ha producido la banda. Este nuevo disco tenía la ardua tarea de remontar el fiasco de Sonic Highways y de alguna manera redimir la maravilla que fue Wasting Light, a pesar de saber que este último es de algún modo, inalcanzable.

A diferencia de Sonic Highways, Concrete And Gold tiene varias canciones que son grandes momentos en si mismas, sin embargo es estilísticamente mucho mas disperso como disco que Wasting Light. El único hilo conductor definitivo entre todas las canciones es la forma en la que están producidas y mezcladas, que como dijimos antes, funciona en algunos casos, y no en otros.

En conclusión, este disco es CLARAMENTE una remontada después de Sonic Highways, y a diferencia de este último que nos dejó pensando que Grohl y cia. ya se había quedado sin nafta, este disco nos deja un poco mas de fe en el futuro. Si esperamos un nuevo Wasting Light nos veremos decepcionados, sin embargo esto tampoco sería una expectativa realista. Tenemos un disco de rock esencial y mas que disfrutable. Eso ya es un gran punto a favor.

 

 

Juani Vitale

Músico, Desarrollador, Caballero Jedi, Nerd insoportable del Rock. Sabe un poco de todo y mucho de nada...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.